Deseo de vivir

Soy Cristina, tengo párkinson y ¡¡ muchas ganas de vivir!!.

¿Cómo te sentirías si en plena ola del Covid, te quedases paralizada de toda la parte derecha, perdieses el habla y cuando te llevan a urgencias le dicen a tu marido que te tienen que operar de urgencia y que mejor que te dé un beso porque no saben cómo vas a salir de la operación?

Un tumor enorme estaba instalado en la parte izquierda de mi cerebro haciendo presión y desplazaba ya mis meninges… Mi marido no pudo estar en la sala de espera, ni siquiera en el hospital. Estaba pendiente de un teléfono cuando me operaron, teléfono cuando me subieron a la UCI, teléfono cuando me subieron a planta… Fue muy triste y duro, muy duro. No hablaba, no me acordaba de nadie, no andaba y no tenía fuerzas en la parte derecha…

Me pasó de todo. La recuperación fue muy larga. Necesité mucho ejercicio, mucho apoyo, mucho de todo… Y cuando todavía estaba comenzando a ver la luz, el párkinson irrumpió en mi vida de la misma manera que un elefante entra en una fábrica de cristal…Y fue devastador, aterrador. Tuve que pasar otro duelo cuando aún no me había recuperado del primero. Creo que «ese» momento no sólo toqué suelo, sino que me rebocé en barro.

Resumiendo os diré que volvió a salir el sol, con su arco iris. Que el camino no es fácil. Que he necesitado ayuda médica, psicológica y que gracias al apoyo incondicional de mis familiares, amigos y compañeros de trabajo se sale. No se cura, duele, incomoda, dependes de una medicación, estás torpe, te miran, vas más lenta, no coordinas, pierdes equilibrio y muchas cosas más…muchas…muchas.

Aprender a aceptar la enfermedad hace que ésta se sobrelleve, uno sienta que es mejor y se es consciente de la nueva condición que a partir de ahora será nuestra «amiga» de por vida.

No estoy sola y somos muchos y muchas los que lidiamos cada día con el párkinson. Por eso es mejor remar a favor que contracorriente…¡¡Porque tengo muchas ganas de vivir… y porque no estás sola!!!

¡¡¡VIVE!!!

Cristina Zapa

Artículos recomendados

1 comentario

  1. Cristina. Qué decirte. Eres de esa clase de personas aa las que la soledad de una cama de hospital, a las que un diagnóstico inhumano de una enfermedad degenerativa, no han conseguido vencer. De esa clase de personas que saben sacar lo mejor de sí mismas en la adversidad. Tienes razón, no estás sola, somos una gran familia, y nos tenemos y comprendemos como nadie más sabría hacerlo.
    Continúa haciendo fotos cómo a ti te gustan. Sin retocar. Por muchos años.
    Un fuerte abrazo.
    Carlos Andrés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *