Liberación

Y llegó el día….
Un día como hoy, hace dos años, me diagnosticaron una enfermedad crónica neurodegenerativa. No he sido capaz hasta ahora de expresarlo con toda naturalidad.
Ha sido un camino duro, ¡durísimo!, de negociación, de duelo, de aceptación y de liberación.


Tener una enfermedad de por vida te etiqueta. No soy la que era ni lo volveré a ser.


Ahora soy otra versión de MÍ. Ni mejor ni peor.

Sin saber el.motivo, la vida me ha puesto a prueba, pero hay que seguir caminando aúnque el camino sea duro porque el destino es el propio camino…

Mi compañero de fatigas llamado Parkinson de inicio temprano no me lo pone fácil.
Aunque yo tampoco se lo pongo a él, porqué el éxito está en no rendirse nunca. Nadie golpea más fuerte que la vida, pero hay que seguir avanzando.

Sólo le pido una cosa, a este amigo impuesto, una sola…
Que no me quite la sonrisa, no…porque Reír es Vivir !!!!
Y si me impide la sonrisa, sonreiré con la mirada…siempre!!!

Y doy gracias por seguir en este camino llamado Vida, que sólo tenemos una y hay que vivirla.

Y doy gracias a toda la gente que me apoya, comparte y entiende que ahora la vida me ha puesto un metrónomo que marca mi tempo, a veces rápido y a veces lento.

Así que Vivid, Soñad, Reid, Bailad…!!!!

Que la Vida es hoy, que el ayer se fue y el mañana puede que no exista..

Artículos recomendados

3 comentarios

  1. Ver escrito lo que yo he pasado y he sentido me da energía para seguir sonriendo aun sin poder hacerlo.
    Gracias compañera,eres un buen ejemplo.

  2. Gracias a ti!!!! La Vida es hoy!!!! Un abrazo y a seguir el camino llamado Vida.

  3. Eres una mujer muy valiente. El haberte liberado dando a conocer tu enfermedad es un paso imprescindible para seguir volando alto en tu vida, como lo has hecho hasta ahora. Únicamente cambia que las metas a conseguir son algo distintas. Lo primero, y es algo que ya has hecho, es tomar conciencia de cuál es tu Parkinson y saber cómo dominarlo. Luego pensar que el futuro, aunque es desconocido, depende en gran parte de tu actitud en el presente. Cuidarte tanto físicamente como psíquicamente es la mejor manera de combatir esta enfermedad.
    Nunca dejes de luchar y sonreír, pero ante todo nunca dejes de creer en ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *